miércoles, 12 de julio de 2017

Crítica: La Momia (2017)

FICHA TÉCNICA
Título: The Mummy País: Estados Unidos Duración: 110 minutos Género: Acción, Aventura, Fantasía Director: Alex Kurtzman Guión: David Koepp, Christopher McQuarrie, Dylan Kussman Productores: Sarah Bradshaw, Jeb Brody, Sean Daniel, Alex Kurtzman, Roberto Orci Música: Brian Tyler Fotografía: Ben Seresin Montaje: Gina Hirsch, Paul Hirsch, Andrew Mondshein Intérpretes: Tom Cruise, Russell Crowe, Annabelle Wallis, Sofia Boutella, Jake Johnson, Courtney B. Vance, Marwan Kenzari Estreno en España: 9 de junio de 2017 Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años



SINÓPSIS: A pesar de estar enterrada en una tumba en lo más profundo del desierto, una antigua princesa (Sofia Boutella) cuyo destino le fue arrebatado injustamente, se despierta en la época actual, trayendo consigo una maldición que ha crecido hasta límites insospechados con el paso de miles de años.

CRÍTICA: Al igual que el Universo Cinematográfico Marvel, de Marvel Studios, o el Universo Extendido de DC, que aglutinan una notable cantidad de películas basadas en sus respectivo superhéroes, la Universal se lanzó hace tiempo a producir su propio universo, basado en aquellos monstruos clásicos que aterrorizaron a multitud de generaciones (Drácula, el Hombre Lobo, el Hombre Invisible...) y agrupados con el nombre de Dark Universe. Pues bien, si el camino a seguir es parecido a lo que se nos ofrece con esta nueva versión de La Momia, ya podemos echarnos a temblar, y no del miedo que nos va a provocar la cinta  precisamente.

                        Los que acudan al cine esperando una cinta de terror, que ni se molesten. Nos encontramos con una cinta que se centra en la acción y en las aventuras, y creo que los que vayan buscando algo por el estilo tampoco quedarán satisfechos. Tampoco contentará a aquellos que busquen cierta dosis de humor. Por lo tanto, el principal fallo de la película es que coge ingredientes de aquí y allá y los mezcla sin ton ni son, con el agravante de que no cuenta con un guión lo mínimamente sólido en el que sustentarse. El libreto que firman, entre otros, David Koepp o Christopher McQuarrie, responsables de algunos de los últimos éxitos de Tom Cruise, no tiene un mínimo de coherencia en el desarrollo de la trama, reduciéndose a un mero desfile de escenas en el que la continuidad brilla por su ausencia. La sobredosis de efectos especiales, especialmente en cuanto al uso del CGI se refiere, no ayuda en esta ocasión, dejando la sensación de que nos encontramos ante un producto sin alma.

                                 Otro de los daños colaterales de la ausencia de guión es que los personajes resultan más planos que una tabla. Con el caché que ya tiene adquirido, y además siendo productor de la cinta, Tom Cruise (Syracuse, 1962) campa a sus anchas y pasa en pantalla casi todos los minutos del metraje, pero al contrario de otras películas de acción que ha hecho últimamente, no termina de creerse del todo el trabajo que está llevando a cabo, lo veo incluso desubicado. O tal vez es que, sencillamente, se nos hace mayor. Sofia Boutella (Bab El Ouded, 1982), es Ahmanet, la momia, y aporta fuerza y presencia a su personaje, hasta el punto de decir que sale mejor parada que la principal estrella. El personaje de Russell Crowe (Wellington, 1964) se supone que va a ser el nexo de unión entre todas las películas de Dark Universe. Pues bien, la presentación del personaje es ridícula, sus aparaciones son ridículas y llega un momento en el que desaparece por arte de magia para no volver a ser visto. Un misterio, y una pena, teniendo en cuenta el potencial del personaje al que encarna (no diré cuál, para mantener la sorpresa). De la rubia florero y del compañero chistoso (llega a ser cargante) no quiero ni acordarme.
                                         En definitiva, un blockbuster fallido en casi todas sus líneas, de esos que olvidas una vez que sales de la sala, ya que no termina por centrarse y va dando palos de ciego. Por decir algo positivo, me quedo con alguna escena puntual y con la banda sonora de Brian Tyler. Los ingredientes están ahí, pero hay que saber mezclarlos para que el cóctel no se nos indigeste. Mucho le queda a la Universal por mejorar si quiere que su mastodóntico proyecto llegue a buen puerto. Siguiente parada, "La novia de Frankenstein". Os dejo una foto con los actores vinculados a los siguientes films de Dark Universe:
 NOTA: 3/10 

No hay comentarios:

Publicar un comentario